Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar todos nuestros servicios disponibles en nuestra web. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.   Aceptar

“Grupo Fuentes y GAMBÍN son almas gemelas que comparten su visión de empresa”

Todo viajero por autovía o carretera se ha cruzado alguna vez con uno de sus cerca de 700 camiones en ruta. No sólo en España, sino también en muchos países de Europa. Su flota presta servicio a empresas bandera de la economía nacional e internacional. Una confianza ganada a pulso gracias al cumplimiento de las entregas en tiempo y forma, así como a valores innegociables como la atención al cliente y el trato totalmente personalizado. Un cuarto de siglo avala la relación entre Grupo Fuentes y GAMBÍN, de la que Antonio Fuentes Fernández, director de Logística y Operaciones de la empresa, habla con pasión y emoción.

- ¿Qué tienen en común como empresas Grupo Fuentes y GAMBÍN?

- Somos compañías homólogas en nuestra estructura, empresas familiares que empezamos de la nada y que con esfuerzo y una filosofía muy clara basada en pasión por las cosas bien hechas y objetivos claros, hoy en día podemos decir que nos sentimos orgullosos de lo conseguido, pero que aún esta todo por hacer. La relación entre compañías siempre se ha destacado por estar enriquecidas de valores positivos compartidos: misma forma de entender el trabajo, la importancia del respeto, la mejora constante, la disciplina, el ímpetu por las cosas bien hechas, buscar la excelencia en los procesos y la pasión por el trabajo entre otros. Esto nos ha llevado a tener una relación sobresaliente.

- ¿Cómo fueron los inicios de la relación entre ambas empresas?

- Todo empezó hace 25 años, cuando desde la zona de La Rioja se nos contrató por parte de Don José Gambín (padre) para transportar una partida de fruta –concretamente manzanas y peras– desde Alfaro a Cox. Dado que trabajábamos con varias compañías de la zona de la Vega Baja, teníamos –y seguimos teniendo– una sucursal en Castejón (Navarra). Por aquello de la publicidad del “boca a boca” nos hicimos famosos ya entonces por el buen hacer y la buena predisposición que siempre hemos mantenido de cara al cliente. Algo que gustó a GAMBÍN, que nos proporcionó continuidad. Lo que empezó con partidas de fruta poco a poco se fue convirtiendo en cargas completas con aprovisionamiento de fruta desde distintos puntos de España, Francia, Italia, Holanda etcétera. Se trataba de hacer grandes campañas que año tras año se iba incrementando y donde el entendimiento y buen hacer siempre iba por delante.

- Tantos años seguramente dan para muchas anécdotas…

- Con una relación tan amplia en el tiempo podríamos contar muchas anécdotas, una buenas y otras no tan buenas. Pero en definitiva creo que podemos destacar que nuestra relación siempre se ha basado en hacer muy fácil lo que para otros es imposible o muy difícil.

- ¿Cómo fue consolidándose la relación entre las dos empresas? ¿Cuál es el secreto de que cada vez fuera a más?

- La relación se fue fraguando y creciendo en número de pedidos, creciendo ambas empresas familiares de forma similar, con mucha comunicación entre empresas. Nos sentimos “almas gemelas” por nuestra similar forma de trabajar: empresas serias y objetivos claros, tan sencillo como ser buenas personas, honestas y cumplidoras en el trabajo. Algo que se veía claramente en la seriedad a la hora de llevar a cabo la liquidación de facturas. ¡Ni por error ha habido jamás una incidencia, todo un ejemplo a seguir!  Por todo esto, muy pronto nos dimos cuenta de que nuestra relación sería para un largo plazo pues teníamos las mismas ambiciones y sueños por cumplir: hacer nuestras compañías grandes, con grandes objetivos y teniendo claro que no iba a ser fácil y que había que darlo todo… Lógicamente así fue y así es.  

- ¿Cómo se planificó ese crecimiento paralelo y en qué se basó?

- En 25 años hay tiempo para todo: para crecer, para profesionalizar, para ser fuertes ante situaciones de crisis que surgen, etcétera. Pero lo importante es una vez mas tener las bases bien montadas y no perder jamás la referencia de donde venimos, así como la responsabilidad que abarcamos. En este sentido, GAMBÍN es todo un ejemplo a seguir. Jamás dijo nadie que esto fuese a fácil. En mi opinión, como empresas familiares y con tanta tradición el liderazgo juega un papel fundamental:  tiene que estar definido y el líder como tal debe saber conducir al equipo y familia hacia el lugar correcto. Para eso se necesita una confianza por parte de todos, porque los cambios generacionales en empresas familiares son muy delicados. A este respecto, GAMBÍN ha sabido perfectamente posicionarse haciendo equipo y transmitiendo seguridad.

- ¿Qué destacarías de los procesos utilizados por GAMBÍN para mejorar sus operaciones de transportes y cumplir con las expectativas del destinatario final?

- GAMBÍN es una compañía con las ideas muy claras y que tiene perfectamente definido de dónde viene, dónde esta y dónde quiere llegar. Para ello transmite que la línea está marcada hacia dónde quiere ir, con una estructura ideal, un equipo humano cualificado y a la altura de las circunstancias, mentalizado de cuál es el objetivo de la compañía. Con todo esto está claro que la evolución en los procesos con respecto a las operaciones de transporte han evolucionado de forma positiva y progresiva, donde la profesionalidad del departamento de logística es impresionante: buen hacer, métodos y sistemas que funcionan para que el cliente reciba su pedido en tiempo y forma.

- ¿Cómo está posicionado en tu opinión a este respecto GAMBÍN con respecto a la media del sector? ¿Cómo contribuye Grupo Fuentes a ello?

- Comparándolo con la media del sector, creo que perfectamente se le puede calificar con un sobresaliente alto. Desde que recibimos el pedido con hora de posicionamiento y transmitiendo la información necesaria para que nuestra compañía pueda dar el servicio esperado. Desde mi posición de transportista, puedo decir que hoy en día se trabaja muy presionado con normativas en tiempos de conducción y descansos. Algo que obliga a trabajar muy organizado para dar el servicio premium que Grupo Fuentes ofrece y que recibe el cliente final.

- ¿Qué es lo que más valoráis de vuestro trabajo y relación con GAMBÍN?

- La fidelidad y el tener claro que estamos ante un cliente de tradición que ha evolucionado en todos los campos profesionales , a la vez que transmite un potencial ambicioso a futuro. Es el cliente tipo ideal que buscamos. Unidos de la mano, desde Grupo Fuentes participamos de esa mejora continua y nos obligamos a no bajar la guardia, sino todo lo contrario: seguir pensando en que esta todo por hacer y sintiéndonos parte de Gambín. De hecho nunca nos hemos sentido proveedores, sino colaboradores de un gran proyecto.

- ¿Cuántos camiones hay actualmente en ruta con la imagen de GAMBÍN?  

- En la actualidad disponemos de 10 semirremolques frigoríficos y 1 semirremolque lona.

- ¿Cuál es el futuro de la relación FUENTES - GAMBÍN?

- El futuro pasa por seguir apoyando el proyecto GAMBIN. Por nuestra parte, estamos comprometidos a seguir mejorando constantemente. Seguir implantando nuestra evolución digital como apoyo a un mejor servicio de cara al seguimiento y trazabilidad de la mercancía, y teniendo muy claro que somos la imagen y la ultima sensación que reciben los clientes finales, algo que cuidamos mucho. ¿Cómo? Cuidando los detalles y transmitiendo a todo el equipo humano que nos rodea, y por supuesto a los clientes, que somos equipos ganadores que nos gusta hacer las cosas bien.