Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar todos nuestros servicios disponibles en nuestra web. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.   Aceptar

Recetas de batidos con piña GAMBÍN que te harán la boca agua

Se acerca el verano, el frío va quedando atrás y los atardeceres cada vez se alargan más. Y eso, en nuestra lista de la compra, solo significa una cosa: la piña GAMBÍN se hace indispensable. Una de las frutas más populares por su sabor dulce, sus propiedades nutricionales y, sobre todo, la versatilidad que ofrece. Batidos, cocktails e incluso platos calientes pueden incluirla entre sus ingredientes, pero de cara a verano siempre se agradece más algo refrescante. Aquí van algunas recetas con piña con las que disfrutar de su sabor y sofocar la llegada de las altas temperaturas.

Smoothie frutal

Nada como un buen mix de frutas en la licuadora para refrescarse. Una de las recetas con piña más ilustres y clásicas es la mezcla con frutos rojos, que aúna los matices de color de cada uno y ofrece un perfecto contrapunto de sabor entre lo dulce y lo ácido, pero con gran suavidad. Unos cuantos trozos de piña, en la licuadora junto a una mezcla de arándanos, frambuesas y moras, con una base de agua o leche, es perfecta para cualquier momento del día.

Piña colada

Al hablar de las opciones de la piña no puede faltar uno de los cócteles más famosos del mundo: la piña colada. Consiste en mezclar zumo de piña (al hacerlo casero con piña natural la diferencia será abismal) con ron blanco, crema de coco, un chorrito de leche condensada y hielo picado, todo ello decorado con una rodaja de piña natural. Un cóctel sencillo, delicioso y suave ideal para refrescarnos, tanto en un aperitivo como en una noche de diversión.

Batido cremoso

Otra de las posibles recetas con piña puede ser la del batido cremoso, una forma magnífica de darle espesor a la piña, que al triturarla se convierte básicamente en agua. Para ello, podemos mezclar en la licuadora unos cuantos trozos de piña con unas cuantas cucharadas yogur (si es griego, mejor) y un plátano, que también aportará textura. Una merienda sencilla, rápida y cremosa, además de nutritiva, para cualquier miembro de la familia.

Mojito de piña

También la piña puede incluirse en otro de los cócteles más ilustres de cualquier noche veraniega, el mojito. La receta será tan sencilla como incluir zumo natural de piña, y algunos trozos de la fruta, en la receta original de mojito. Ron blanco, soda, hierbabuena, lima, hielo picado y la piña como broche ideal para darle un giro sorprendente de sabor a un cóctel tan versátil como la propia piña.

El batido saciante

También existen recetas con piña para empezar el día con saciedad y energía a partes iguales. Una buena manera puede ser juntar en un solo smoothie la dulzura y sabor de la piña con un ingrediente saciante y nutritivo ideal para el desayuno, como los copos de avena. Podemos utilizar leche o alguna bebida vegetal como base, incluir unas cuantas rodajas de piña y unas cucharadas de copos de avena, triturar, y servir. Tendremos energía para afrontar el día y su capacidad saciante nos ayudará a no sentirnos hambrientos hasta unas cuantas horas después.

Martini francés

También la piña puede formar parte de cocktails más sofisticados y elegantes como el llamado Martini francés. Este combinado consiste en mezclar el delicioso Chambord -licor francés de frambuesa dulce- con zumo natural de piña y un toque de ginebra. Es un contraste perfecto entre la dulzura de ambas frutas, ese ligero punto de agradable acidez y el poso que otorga una buena ginebra. Servido en la clásica copa triangular de vermú, con un aperitivo variado, es el acompañamiento perfecto.

Y recuerda… ¡siempre con piña GAMBÍN