Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar todos nuestros servicios disponibles en nuestra web. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.   Aceptar

La poda en los cítricos y su importancia en la calidad de la fruta

La poda en los cítricos es una de las labores culturales más importantes a realizar durante el ciclo de cultivo debido a su incidencia en el volumen de producción y calidad de los frutos, puesto que está directamente relacionada con el balance entre el desarrollo vegetativo y reproductivo del árbol. 

Como en el resto de operaciones llevadas a cabo en nuestras fincas, en GAMBÍN prestamos especial atención y recursos a esta actividad, con la que conseguimos los siguientes objetivos fundamentales: 

  • Control del desarrollo y forma del árbol.
  • Aumento de la calidad del fruto.
  • Control de la vecería (alternancia de cosechas muy productivas con otras escasas).
  • Disminución de los gastos de cultivo.

No se trata de un trabajo arbitrario, sino que responde a unos estrictos criterios obtenidos a través del estudio y la observación de nuestro departamento técnico y de Dirección de Fincas, para los que se tiene en cuenta la época de poda, la frecuencia o la intensidad. 

Además, según el propósito y efecto que se persigue con la poda, esta puede distinguirse entre: 

  • Formación: en los primeros años de plantación.
  • Fructificación: facilitando la nutrición e iluminación.
  • Rejuvenecimiento: en árboles adultos, eliminando una parte importante de la densidad foliar.
  • Limpieza: realizada sobre todo con propósitos fitosanitarios.

Hay dos épocas concretas para realizar la poda. La primera es en invierno, aprovechando la mayor sequedad del árbol y que se encuentra en reposo vegetativo. La otra es en primavera, con el árbol en verde y cuando se encuentra en pleno crecimiento vegetativo.