Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar todos nuestros servicios disponibles en nuestra web. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.   Aceptar

Las propiedades curativas del limón fino

Directo de los campos GAMBÍN a nuestro organismo. Los alimentos son nuestros aliados, y para aprovecharlos de la mejor manera nada como recurrir a las propiedades naturales de diferentes productos que podemos incorporar a nuestra nutrición día a día, de forma sencilla y deliciosa. Uno de los máximos exponentes de ello es, además, uno de los cítricos más ilustres de nuestros cultivos: estas son algunas de las propiedades curativas del limón fino de las que puedes beneficiarte.

Reduce la hipertensión

El inicio del año es temporada de limón fino, y su consumo puede ser un alivio para diferentes problemas de nuestro organismo. Uno de ellos, que afecta a un porcentaje demasiado alto de la población, es la hipertensión. Los altos niveles de potasio del limón, unidos a su bajo contenido en sodio, son ideales para equilibrar una presión arterial excesiva.

Mejora el proceso digestivo

Además, las propiedades curativas del limón fino son ideales para mejorar el proceso digestivo, echar una mano al hígado y ejercer como un buen antiséptico.

Combate el resfriado

Uno de los remedios más populares, muy conocido y comentado a nivel familiar, es la capacidad del limón fino para mejorar los síntomas de personas con gripes o resfriados. 

Alivia dolencias musculares y óseas 

También es bueno contra dolores como la ciática o los problemas reumáticos y para mejorar la circulación sanguínea.

Un aliado para tu piel

El limón fino es pura versatilidad. Puede ayudarnos con un dolor de garganta, como desodorante de emergencia, contra el acné, herpes bucales o llagas. Una fruta perfecta para infinidad de recetas, postres y zumos, pero también para mejorar nuestra salud.

Ningún alimento va a sustituir los efectos de un medicamento en una persona enferma, pero consumir los productos adecuados, como el limón, sí puede ser un gran método preventivo. Especialmente, si se acompaña de una dieta saludable basada en productos naturales.