Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar todos nuestros servicios disponibles en nuestra web. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.   Aceptar

Labores culturales, clave para la calidad del cítrico GAMBÍN

Se conoce por labores culturales a las tareas de mantenimiento y cuidado de las fincas y cultivos. De este modo, no solo se garantiza una buena cosecha, sino también la continuidad de la productividad. Algo con lo que desde GAMBÍN se cumple al detalle.

Para ello, la Dirección de Campo monitoriza todas las variables para realizar el trabajo adecuado. Cada mañana, se organiza a las cuadrillas y se especifica el plan de actividad de cada área. Perfectamente equipados con sus herramientas y EPIs, se disponen a hacer sus tareas.

Gestión del agua

La gestión del agua es un proceso clave. Cada finca cuenta con un cabezal de riego para la regulación y control de los recursos hídricos. Los operarios programan el cuadro de mandos con los parámetros indicados por la dirección técnica. Además, comprueban que los depósitos de abono estén alineados con la programación.  La buena disposición del sistema de riego por goteo optimiza el comportamiento y distribución del volumen de agua en el suelo (bulbo húmedo). Una a una, se comprueba que no estén obstruidas, realizando los recambios oportunos, dado que la circulación del agua en las cantidades y tiempos adecuados es clave para el árbol.

Maquinaría propia

GAMBÍN cuenta con un parque de maquinaria propia para realizar las labores culturales. Los tractores son necesarios para acometer con rapidez y eficiencia muchos de  los trabajos. Según la labor diaria, se configura su equipamiento con los aperos adecuados. El conocimiento del vehículo y su correcta puesta a punto son claves en esta tarea. Sólo así se garantiza que su rendimiento será máximo y prestará el servicio adecuado.

El proceso de poda

Mediante la poda se asegura el buen desarrollo del árbol y su saneamiento entre cosechas. Para su realización, los especialistas de GAMBÍN visten el EPI adecuado para evitar lesiones. Una buena poda es clave para alcanzar los niveles óptimos de producción en cantidad y calidad. Con un corte preciso y adecuado se consigue la renovación de la parte vegetativa del árbol. Así, los cítricos se mantienen sanos y con todas las características que nos diferencian.

Control de la maleza

El control de la maleza mediante la escarda manual es una de nuestras labores culturales. Los operarios de los equipos de campo revisan y eliminan una a una las malas hierbas. En parejas, recorren los terrenos para quitar los elementos que puedan interferir en el cultivo. Así se mantiene una correcta sanidad vegetal en todo el entorno, evitando la competencia de recursos entre plantas no deseadas y los árboles de cítricos GAMBÍN.