Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar todos nuestros servicios disponibles en nuestra web. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.   Aceptar

GAMBIN, una marca siempre viva

Marcas Gambin

Una marca es mucho más que un nombre. Detrás de las letras o números escogidos para identificar a una empresa y sus productos hay mucho más que una simple combinación de símbolos. Esto es algo que tenemos claro en GAMBÍN desde nuestros inicios y que nos esmeramos en cuidar en cada momento, desde la primera hasta la última persona que forma parte de nuestra organización. 

Para GAMBÍN, nuestra marca es el mayor valor intangible que tenemos. Nuestro más importante patrimonio. Porque en ella depositamos todos los valores y saber hacer acumulados durante décadas. La garantía de que somos nosotros los artífices de que un producto en concreto llegue a su destino garantizando los estándares de calidad y cumpliendo las expectativas que el destinatario ha depositado en nosotros.

Nuestra marca no sólo mejora el proceso de comunicación e identificación de nuestros cítricos en todo el mundo, sino que además establece con nuestros clientes una vinculación que va mucho más allá de la simple transacción comercial. Son garantía de olor, sabor y color, sí. Pero también de una forma de entender el mundo de la fruta que trasciende lo meramente empresarial para convertirse en un modo de vida que queremos compartir en todo momento con nuestros compradores. Una verdadera conexión emocional

GAMBÍN es sinónimo de trabajo de selección en campo; de la elección de las variedades óptimas para nuestros clientes; de productos de calidad; de elaboración tradicional; de vocación de servicio y de orientación hacia la necesidad del comprador. Máximas que nos han permitido alcanzar altas cotas de fidelización durante todos estos años y con los que pretendemos darnos a conocer entre aquellos que aún no nos han descubierto en los diferentes mercados. 

Nuestra marca es un sello de garantía global, sin importar el país en el que nos encontremos. La protección de nuestro prestigio y la tranquilidad para el comprador de que recibe un cítrico de calidad tanto en su concreción física como en el modo de obtenerlo y recibirlo. 

Un modo de potenciar la confianza como vínculo para mantener y hacer crecer las relaciones humanas, y para lo que contamos con la involucración de todos los departamentos y áreas de nuestra empresa, que en todo momento sienten, respiran y comparten la esencia de GAMBÍN.