Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar todos nuestros servicios disponibles en nuestra web. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.   Aceptar

Joaquín Gambín: “Hemos evolucionado en una apuesta decidida por el campo y la especialización en la producción de cítricos”

Joaquín Gambín

Es la voz y la imagen de la experiencia. Desde hace más de medio siglo, Joaquín Gambín Santacruz, empresario alicantino de 80 años de edad, está dedicado en cuerpo y alma a lo que él mismo denomina como “la pasión de su vida”: la producción y comercialización de cítricos, frutas y verduras. Desde su condición de presidente del Grupo GAMBÍN ejerce con entusiasmo el reto de conectar el legado de sus antecesores con el cambio del modelo organizativo reflejado en la tercera generación.

¿Cuál es principal cambio que ha sufrido GAMBIN en estos 50 años?

El principal cambio es que el negocio de la fruta en GAMBÍN ha evolucionado. Lo ha hecho desde un modelo comercial de asentadores mayoristas especializados en una amplia cartera de productos tradicionales, frutas y hortalizas –y distribuidos en el mercado nacional–, hacia un GAMBÍN que apuesta por el campo y especialización en la producción de cítricos.

¿Cómo ha cambiado la demanda de sus clientes?

El mercado y los clientes se han hecho más exigentes. Requieren cada vez más productos frescos, saludables y que respeten el medio ambiente y un servicio de entrega muy eficiente. La demanda de los clientes ha provocado estos últimos años en GAMBÍN un proceso de profesionalización de todas sus áreas organizativas y de especialización de toda su actividad.

¿Qué le pide a la tercera generación familiar en la dirección de GAMBÍN?

En primer lugar, continuar con una dirección comprometida con proveedores y clientes al mismo tiempo que, y ante todas las cosas, respetuosa con nuestros orígenes, que son los que nos han traído hasta aquí. En segundo lugar, la distribución de funciones de los miembros familiares y su formación en la empresa desde la base como seña de identidad y de nuestro saber hacer. Por último, responsabilidad en mantener relaciones comerciales de largo recorrido con clientes y proveedores, además de una apuesta clara por el crecimiento en hectáreas de cultivo de cítricos que potencien nuestra producción propia.