Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar todos nuestros servicios disponibles en nuestra web. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.   Aceptar

El rameado en los cítricos

Limones Rameados

¿Qué es el rameado?

El rameado en los cítricos es un deterioro que se produce en limones y naranjas fundamentalmente como consecuencia del golpeo que las ramas del árbol en el que crecen producen sobre ellos.

¿Por qué se produce el rameado?

Las fuertes rachas de viento pueden provocar que las ramas vecinas, tanto de un mismo árbol como colindante, golpeen contra los frutos produciendo lesiones en su piel.

¿Cómo se distingue el rameado?

Aunque depende de la intensidad con la que la rama haya golpeado, normalmente se trata de marcas que si bien pueden tener una longitud considerable, a modo de latigazo, no suelen destacar por su profundidad.

¿Qué consecuencias tiene el rameado para la calidad de la fruta?

Si bien también puede producirse en fases tempranas del fruto, normalmente el rameado suelo cebarse con las piezas de mayor calibre (al ser mayor la superficie de incidencia). Eso significa que no suele alterar su crecimiento y por tanto sus condiciones.

¿Son los cítricos rameados de peor calidad?

No tiene por qué estar relacionado. Se trata de una anomalía estética que en la mayoría de las ocasiones la parte interior del cítrico no se ve afectado, aunque todo dependerá de la fuerza del golpe y la profundidad del “latigazo”.

¿Qué se puede hacer para evitar el rameado?

Un buen mantenimiento de los árboles a través de la poda es clave, eliminando las ramas no fructíferas y secas, además de aquellas que puedan generar más problemas. Igualmente, en las zonas de más viento, se pueden colocar redes y otros elementos protectores para proteger a los cítricos. Son los denominados cortavientos.  

¿Dura menos un cítrico rameado?

Debido a la escasa profundidad que generalmente tiene el rameado, no está directamente relacionado con la vida útil del producto. No obstante, tratamientos antibacterianos y fungicidas pueden contribuir a que se alojen hongos en el interior, produciendo problemas indeseados. Igualmente, la selección y la tría son claves para determinar la calidad de la fruta y poderla ubicar en la categoría adecuada.

Conviene resaltar que variedades como limón fino 95 tienen como peculiaridad su tendencia a emitir brotes con espinas. Esto provoca en muchas ocasiones el deterioro de la corteza del fruto por “pinchazos” del limón, lo que conlleva a su pudrición.