Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar todos nuestros servicios disponibles en nuestra web. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.   Aceptar

Cinco razones por las que comer piña

cinco razones por las que comer pina

Hay alimentos con un carácter especial. Productos que asociamos con un estilo de vida, un estado de ánimo y unas propiedades maravillosas. Uno de ellos es, sin duda, la piña. Hay miles de razones por las que comer piña es una gran idea. Pero, sobre todas ellas, pueden destacarse cinco principales motivos por los que el sabor de la piña GAMBÍN, además de sus sobresalientes cualidades, nos evoca tantas cosas positivas.

La piña es salud. Salud para nuestro organismo, gracias a sus propiedades, y para nuestra mente, gracias a su sabor y dulzura. Un círculo perfecto que nos ofrece mil y una razones para disfrutarla, aunque en Gambín nos quedamos con las siguientes.

Su sabor y textura. Dulce, acuosa y ligera. Un sabor único, con los matices propios de las frutas tropicales, la dulzura de los productos más veraniegos y la viveza natural de la fruta fresca. Su aroma resultón la convierte en una de las frutas más populares y apreciadas, y su pulpa suave pero firme hace que degustarla sea sencillo y placentero.

Combina con todo. Literalmente. La piña es desayuno, almuerzo, comida, merienda o cena. Es un plato con cubiertos o un snack por la calle. Una rodaja a mordiscos o el aderezo en platos más elaborados. Desde arroces con piña y gambas -típicos en el sudeste asiático- hasta las controvertidas -pero innegablemente deliciosas- pizzas con piña. Ensaladas, cócteles, zumos, yogures… En cualquier contexto, la piña cuadra. 

Fuente de vitaminas. Las razones por las que comer piña no son meramente superficiales. Más allá de su sabor y dulzura, cuya apreciación puede ser subjetiva, a nivel nutricional la piña cuenta con innumerables beneficios objetivos y tangibles. Uno de ellos es la masiva presencia de vitaminas en su pulpa: tiene vitamina C, B1, B6, B9 y E, además de minerales como potasio, fósforo, magnesio, yodo, cobre y manganeso. Todo un complejo multivitamínico en un solo bocado.

Poder antioxidante. Además de por sus vitaminas y propiedades paralelas -es un gran diurético- la piña es famosa a nivel global por su capacidad antioxidante. Puede ser de gran ayuda para diferentes infecciones, además de utilizarse de manera auxiliar contra llagas, artritis, reumatismo, gota y ciática, entre otros muchos problemas de salud. El gran aliado para una salud robusta.

Producto de temporada. En esta época del año, la piña reluce en todo su esplendor. Alcanza su mejor punto y máximo sabor. Siempre que sea posible conviene consumir productos que se encuentren en su temporada óptima, y para la piña esa época llega hacia finales de año. 

Placer, salud y un inmenso abanico de posibilidades. Comer piña es un hábito saludable que debería tenerse en cuenta a la hora de hacer la lista de la compra, elegir en la carta de un restaurante o pensar en las mejores opciones para un snack saludable. Es todo beneficios. Más aún si es piña GAMBÍN. ¿Cómo? ¿Qué aún no la conoces? Descubre sus orígenes y cualidades aquí: